miércoles, 12 de enero de 2011

ORACION A LA VIRGEN DE URKUPIÑA

¡Oh, María! ¡Madre admirable! a tus pies venimos para meditar tus virtudes y celebrar tus alabanzas. Tus seras durante este Quincenario el objeto ideal de nuestra contemplación; tu el centro y pábulo de nuestro sentimiento; tu el Imán de nuestro deseos: mues trame, pues, tan bella, tan perfecta como eres, a través del grosero velo de nuestra carne; disipa la niebla de nuestro entendimiento para que te; conozcamos con nítida claridad; reanima las fuerzas perdidas del corazón para así amarte como bien lo mereces; subyuga la voluntad rebelde y pervertida a los santos mandatos de tu Divino Hijo. Así esperamos, Madre, no obstante nuestra gran debilidad y miseria; no obstante nuestra gran debilidad y miseria; no permitirás que un alma y un corazón que desde hoy se te consagra de veras, permanezca indigno de ti y fuera de la Ley el amor de tu Hijo. Así mismo esperamos que al crecer nuestra gratitud, crezca también el numero de tus devotos practicando mas y mas tu culto de veneración y propagando la devoción a tu Asunción Gloriosa. Amen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada